Sedentarismo en el entorno laboral

El aumento del sedentarismo laboral afecta de manera negativa a nuestra salud

En los últimos años, con el auge de las nuevas tecnologías, casi un 83% de los empleos se realizan sentados. El trabajo en oficina, con un ordenador es cada vez más habitual. Esto se traduce en la necesidad de pasar ocho horas diarias sentados. Y, aunque a priori puede resultar más cómodo, existen también consecuencias para nuestra salud provocadas por el sedentarismo laboral.

Consecuencias del sedentarismo laboral

Una jornada laboral sedentaria y sin ningún tipo de actividad física termina pasando factura y causando problemas en la salud. Incluso manteniendo unas rutinas deportivas y de ejercicios al salir del trabajo.

Las dolencias más habituales son problemas de espalda y cuello, tensión muscular o contracturas. Asimismo, la ausencia de actividad física también conlleva la pérdida de masa muscular. No obstante, existen problemas más importantes derivados del sedentarismo. Entre ellos están las dolencias cardiovasculares, la diabetes o los tumores, problemas de alteraciones cognitivas, varices, sobrepeso e incluso muerte prematura.

Los estudios afirman que el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes de tipo 2 asciende al doble en personas sedentarias, el de sufrir algún tipo de cáncer aumenta en un 13% y el de muerte prematura en un 17%.

Consejos para evitar problemas derivados del sedentarismo laboral

Ante esta situación, existen algunas recomendaciones que podemos seguir para evitar en la medida de lo posibles estos riesgos derivados del sedentarismo laboral.

  • Realizar el desplazamiento al lugar de trabajo andando a ser posible. Si no lo es, aparcar el vehículo un poco más lejos o bajar en la parada anterior del autobús.
  • Usar escaleras en lugar de ascensor en el lugar de trabajo
  • Procurar levantarse de la mesa y caminar un poco cada hora
  • Aprovechar los tiempos de descanso para caminar un rato
  • Realizar estiramientos al inicio y final de la jornada laboral

Además de estas recomendaciones, es necesario incluir una actividad física entre los hábitos de nuestra vida diaria fuera del trabajo. No es necesario realizar actividad física de alta intensidad, pero sí muy recomendable realizar cualquier tipo de actividad física de manera habitual.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

USO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas información, en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Imhotep