Prevención ante golpes de calor en el trabajo

Con la subida de temperaturas, uno de los riesgos laborales que adopta más importancia son los golpes de calor

En ciertos tipos de trabajo, la exposición al sol y a las altas temperaturas es continuada. Lo cual convierte a los golpes de calor en una de las principales amenazas para la salud de los empleados. Debe garantizarse la máxima adaptación de los trabajadores a las condiciones climatológicas. Para ello, es preciso adoptar las medidas de prevención necesarias para reducir los riesgos laborales derivados del calor. Una temperatura ambiente superior a los 30 grados, supone que la actividad laboral comience a ser peligrosa. Superados los 33 grados, el peligro aumenta considerablemente.

Independientemente de los niveles térmicos exteriores, las personas debemos mantener una temperatura corporal constante. Ésta debe oscilar entre los 35 y los 37 grados. Si se superan los 38 grados la salud empieza a peligrar, y a partir de los 40,5 grados pueden llegar a suceder consecuencias mortales. La exposición al calor en trabajos expuestos al sol o a maquinaria y superficies calientes son la principal causa de estas subidas de temperatura.

Prevención y medidas ante los golpes de calor

El indicador principal de que el cuerpo del trabajador no se encuentra en condiciones de trabajar expuesto a altas temperaturas es el golpe de calor. Suele suceder tras haber superados sus límites por diferentes factores que también influyen en esta dolencia. Los golpes de calor pueden provocar graves lesiones y, en sus peores casos, el desenlace puede ser letal.

Para evitar llegar a esa situación, empresas y empleados deberán adoptar las medidas de prevención necesarias y tener en cuenta las recomendaciones para evitar estos problemas. Por ello, hemos traído una recopilación de medidas a tener en cuenta:

  • Hidratación y descansos. Resulta necesario mantener una hidratación constante. Asimismo, la realización de cietos periodos de descanso en algún área sombreada. Cuando hay un aumento de la temperatura corporal, nuestro organismo trata de reducir los niveles térmicos. Para ello suele recurrir a la reacciones como la sudoraciónn. Esto produce una pérdida importante de agua en el cuerpo humano. Por eso, mantener el cuerpo hidratado es clave para el control de la temperatura.
  • Equipos de protección. Una de las principales partes del cuerpo que se debe proteger es la cabeza. El empleo de gorros y gorras de tela puede ayudar a prevenir el malestar y los golpes de calor.
  • Reducción de la exposición solar en horas de más calor. Se recomiendo la adaptación de los horarios de trabajo, con el fin de realizar la mayor carga de trabajo durante las horas en que la temperatura ambiental no sea tan elevada.

Actuación tras un golpe de calor

Tras aportar las princiaples recomendaciones para evitar una situación grave de golpe de calor en el trabajo, creemos necesario también exponer una serie de pautas a seguir en caso de encontrarse en dicha situación. Las principales prioridades tras sufrir un golpe de calor sn retirar al afectado de la fuetne de calor y tratar de reducir su temperatura corporal. Para ello, alguna de las recomendaciones a seguir son:

  • Retirar la ropa al afectado.
  • Dar de beber agua fresca, pero sólo si el afectado se encuentra consciente.
  • Aplicar paños húmedos con agua fría en diferentes zonas del cuerpo como la frente o las axilas.
  • Ponerle los pies en alto para que la sangre circule mejor hacia la cabeza.

 

No Comments

Post A Comment

USO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas información, en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Imhotep