Integración de la prevención en la gestión

La importancia de integrar el plan de prevención de riesgos laborales en toda la gestión de la empresa resulta fundamental, no solo a nivel de obligatoriedad legal sino de cara a un eficiente funcionamiento del mismo.

Entendiendo el concepto de integración como una unificación, que forme parte de un todo. Los procedimientos de ejecución del plan de prevención deben estar presentes en todas las actividades de la organización. El plan de prevención debe estar integrado de forma completa y funcional dentro del sistema general de gestión de la empresa en cuestión.

A rasgos generales, se considera integrada la prevención en la gestión empresarial de una actividad cuando su proceso de ejecución es fijado y aplicado respetando los requisitos preventivos exigibles, siempre y cuando las personas que intervienen en su gestión y ejecución dispongan de la formación e información necesaria.

La integración del sistema preventivo supone que se aúnen en una única gestión la parte preventiva y la productiva (que no se gestionen ambas partes por separado). Por esto, los mandos y directivos de la empresa tendrán que desarrollar también funciones preventivas entre sus funciones.

Este hecho, no excluye que la empresa pueda requerir, en mayor o menor grado, la colabración de un servición de prevención externo. Entre las funciones de los directivos propios de la empresa, están el control de la correcta ejecución del plan preventivo y la comunicación al servicio de prevención de cualquier previsión, cambio o incidente.

No obstante, se debe ser consciente de que la obligación de integrar el plan preventivo en la gestión empresarial recae sobre el empresario en cuestión. Independientemente de si se ha optado por un servicio de prevención externo, la modalidad preventiva no exime a a la empresa de sus responsabilidades por el incumplimiento de su obligación legal.

De esta manera, la empresa debe incluir en su organigrama las funciones y responsabilidades en seguridad laboral de cada cargo. Así, por ejemplo, el jefe de producción o el director de compras deberían saber cuáles son sus funciones en materia de seguridad laboral. Además de conocer estas funciones, los altos cargos serán los encargados de velar porque el equipo conozca los riesgos laborales que asume y las medidas preventivas necesarias, así como de designar los recursos preventivos cuando se requieran.

Por ello, es realmente importante, no sólo a nivel de cumplir con la legalidad, sino también a nivel de eficiencia de los sistemas preventivos de la organización, la formación en esta materia de altos cargos y directivos. En imhotep, contamos con una agenda formativa que cuenta con acciones de formación relacionadas, como esta próxima.

 

No Comments

Post A Comment

USO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas información, en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Imhotep