Cuidado del bienestar laboral en tiempos de incertidumbre

Mantener el bienestar laboral en una vuelta al trabajo más complicada que otros años

El regreso al trabajo tras las vacaciones siempre requiere un esfuerzo. Retomar las tareas y la rutina laboral exige un periodo de adaptación. Resulta habitual sentirse más cansado de lo normal y nuestra capacidad de concentración tiende a aumentar gradualmente con el paso de los días. Este año la vuelta se antoja además más complicada debido al impacto emocional de la situación actual. Por ello, resulta especialmente importante adoptar hábitos de vida saludables que ayuden a la mejora del bienestar laboral en la vuelta al trabajo.

En la consecución de este objetivo las empresas juegan un papel fundamental. En este sentido, resulta imprescindible adecuar los planes de salud a la situación actual. Por tanto, para fomentar el bienestar en el centro de trabajo, los planes deben centrarse en la promoción de:

  • Rutinas de descanso adecuadas
  • Actividad física regular
  • Una alimentación sana y equilibrada
  • El cuidado del bienestar emocional

Todo ello haciendo hincapié en la gestión del cambio y la mediación en situaciones que puedan generar estrés y ansiedad en los empleados.

La situación no es alentadora según muestra el último informe Cigna, ‘COVID-19 Global Impact’. Este informe pertenece al estudio anual “Encuesta 360º de Bienestar 2020” y en él, el número de españoles que reconocen que su nivel de energía es bajo aumentó en un 9%. Concretamente, el 32% de los encuestados admitió tener poca energía para afrontar la vida diaria. Este porcentaje se presenta muy superior al obtenido en abril de 2020, cuando solo el 23% admitía tener el mismo sentimiento.

La receta del bienestar laboral

En el contexto actual, la detección precoz de posibles problemas relacionados con el bienestar emocional es clave. Por tanto, supone uno de los puntos más destacados a tener en cuenta en el plan de acción tanto para empresas como a nivel individual. Mediar situaciones susceptibles de provocar estrés y ansiedad en los empleados debe ser uno de los principales objetivos de las organizaciones. Así lo recoge la Guía empresarial ‘Una nueva realidad: recomendaciones para prevenir el estrés en el trabajo después el COVID-19‘. Estudio realizado por Swan en España. De este modo, el bienestar laboral se convertirá en un pilar en el apoyo emocional.

No debemos olvidar que el estrés es uno de los principales factores de riesgo para la salud y el bienestar laboral. Así que es conveniente manejar adecuadamente la situación para evitar su aparición. El estrés laboral trae consigo numerosas consecuencias negativas. Por ello, es recomendable aprender a controlar el estrés. Una medida puede ser incorporar actividades diarias que contribuyan a limitar su impacto. En caso de que no se haya podido evitar, es importante buscar ayuda profesional.

Actualmente, hay que tener en cuenta que además de la vuelta de las vacaciones, en muchos casos la vuelta se afronta tras un largo periodo sin trabajo o en teletrabajo. Por tanto, nos enfrentamos a retos concretos con un importante impacto emocional. Entre otros, nos enfrentamos a tareas como retomar el ritmo de trabajo presencial, adaptación a los nuevos protocolos, conciliación de la vida familiar o consecución de nuevos objetivos empresariales.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

USO DE COOKIES: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener mas información, en nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Imhotep